¿Sufres de petofilia?

Seguramente no habrás escuchado nunca el término petofilia y es que es un concepto nuevo que ha surgido a raíz del comportamiento de algunos adoptantes de perros.

Descubre si sufres de petofilia en este post.

QUE ÉS LA PETOFILIA

Para saber si sufres de petofilia primero debemos saber qué significa este concepto. El prefijo peto- viene de mascotas, mientras que el sufijo -filia viene de amor o atracción. La palabra petofilia significaría pues amor a las mascotas, sin embargo, cuando hablamos de filias no nos referimos a un amor normal, si no a un amor problemático.

Debemos diferenciar el amor que sentimos muchos de nosotros por nuestros perros a los que queremos, cuidamos, alimentamos y disfrutamos de su compañía y afecto, del amor enfermizo que supone para un o una petofílico/a.

CÓMO SABER SI SUFRES DE PETOFILIA

Te preguntarás dónde está el límite entre el amor por tu perro y el amor desmedido por tu perro.

La mayor parte de las personas que compartimos vida con un perro, lo queremos, queremos lo mejor para él, nos preocupamos de su alimentación, de sus cuidados, en definitiva, de que sea feliz.

Hasta ahí no hay problema.

El problema de la petofilia surge cuando ese amor por nuestro perro nos limita nuestras relaciones sociales, porque preferimos estar con nuestro perro que relacionarnos con nuestra familia o amigos, nos limita la vida en cuanto a que no viajamos si no es con él, cuando gastamos ingentes cantidades de dinero en comprar cosas que nuestro perro no necesita: decenas de juguetes, ropa, cambiar sus conjuntos de paseo de forma habitual, dar prioridad al perro antes que a nosotros en temas de comer, de dormir, etc.

Es decir, cuando dejamos de tratar a nuestro perro como un perro y lo tratamos como si fuera una persona humana a la que agasajamos y mimamos con exageración.

Los perros no necesitan alojarse en hoteles cinco estrellas para recibir menús de caviar, ni ir al spa para relajarse de su estresante vida, ni tener un armario con colecciones de ropa ilimitada.

Cuanto más perro sea el perro, más feliz será. El amor hacia nuestro perro es sano, la obsesión por quererlo llevar entre sedas ya no.

A nuestros perros les gusta revolcarse en cosas malolientes, entrar en charcos, cazar moscas o comer cualquier cosa, ¡así son felices!

Por tanto, si descubres que eres petofílico es importante que sepas que cuanto más lo seas más infeliz harás a tu perro.

Solo dejando a tu perro ser perro, es como conseguirá ser feliz y ahí demostrarás el auténtico amor que sientes por él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *